La cuarta revolución industrial es sobre personalización masiva y etiquetas RFID